“Reforma tributaria afectará hasta el precio de una bota de hule”

Álvaro Vargas. El empresario afirma que quitarle la exoneración de impuestos al sector agropecuario, significará el encarecimiento del 70% de los productos de la canasta básica.
La reforma tributaria, que pretende aprobar la Asamblea Nacional, dañaría la economía de los pequeños y medianos productores agropecuarios y de más de 500,000 campesinos que trabajan en ese sector, enfatiza el presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), Álvaro Vargas.
El empresario señala, en esta entrevista con El Nuevo Diario, que el Gobierno pretende aplicar el impuesto al valor agregado (IVA) a todos los bienes del sector agropecuario, incluyendo productos veterinarios, agroquímicos e instrumentos que se utilizan para la producción.
¿Cómo afecta la reforma a la Ley de Concertación Tributaria al sector ganadero?
Los afecta directamente porque la reforma aplica impuestos al ganadero, y también los afecta indirectamente, por el impacto que tiene esa reforma en las empresas industriales donde nosotros vendemos nuestros productos.
Además, recordemos que hay otras medidas recaudatorias impuestas por el Gobierno, como el incremento de la energía eléctrica, la reforma al INSS y el salario mínimo. De la manera directa, la reforma tributaria grava con impuestos todos los productos del sector agropecuario, incluyendo productos veterinarios, agroquímicos y todos los instrumentos que el sector ganadero utiliza para la producción.
Esos productos fueron sacados del artículo 127 de la Ley de Concertación Tributaria, que actualmente hace referencia a las exenciones del IVA. Por lo tanto, dejan de estar exentos y, si la ley pasa tal y como se presentó en la Asamblea, comenzarían a pagar IVA.
¿De qué manera se va a trasladar a los ganaderos el impacto de la reforma tributaria en la industria?
En el caso de los productos veterinarios, por ejemplo, el ganadero va a pagar impuestos por adquirirlos, porque todos esos bienes van a pagar IVA; pero, además, los productos que vengan de fuera del área centroamericana van a pagar el Derecho Arancelario a la importación (DAI).
Es decir, van a tener un incremento seguro del 20%. También hay que tener en cuenta que la industria de esos productos tendrá una afectación en la estructura de sus costos, porque se les incrementa el pago del IR, el INSS, y en general todos esos costos de más pasan al precio del producto.
También tenemos que entender que las empresas no pagan impuestos (al valor agregado), porque estos forman parte de sus estructuras de costos y cuando tienen que pagar más, por impuestos, por importación, por servicios, o por cualquier otro motivo, lo incorporan a su estructura de costos y se lo trasladan al precio de venta del producto.
El productor agropecuario, en gran medida genera materias primas destinadas en gran parte para la exportación, pero Nicaragua no tiene la capacidad de influir en los precios internacionales porque es un país tomador de precio.
Nos vemos obligados a tomar el precio internacional que tiene ese producto, y ahí viene el golpe al pequeño, chiquito, mediano o gran productor agropecuario o ganadero, porque las empresas, como no pueden afectar el precio de venta basado en el precio internacional, van a trasladar ese costo al productor. Los productores vamos a tomar el 100% de los incrementos que se den.
¿Si eso ocurre, podría haber una caída de las exportaciones?
El país va a perder competitividad. Es decir, a cada productor le va a costar más producir. Entonces, como cuesta más producir, y las empresas van a pagar menos, llegaremos a un punto en el que el productor no va a tener los suficientes ingresos y dejará de producir.
Además, si todos los insumos van a subir, seguramente van a ajustar la compra de esos insumos para la producción; por lo tanto, el segundo escenario conlleva a una disminución de la productividad. Esos dos efectos se trasladarán a las empresas industriales, porque si yo dejo de producir, o produzco menos, esas empresas no tendrán suficiente materia prima para procesar.
Entonces, tenemos que estar claros y convencidos de que estas reformas golpean principalmente al pequeño o mediano productor, al comerciante mediano o chiquito, a las pulperías, porque aunque no pague IVA, todo lo va a comprar y vender más caro… Definitivamente, esta reforma va a golpear más al que tiene menos, y aquello de que las grandes empresas y los ricos son los que van a pagar estos impuestos no es cierto.
¿Cuál es el peso del pequeño productor en el sector ganadero?
Entre 80% y 85% de los productores ganaderos son pequeños y medianos, y dentro del esquema, nosotros producimos carne y producimos leche, siendo la leche la “caja chica” del productor, como lo hemos dicho en repetidas ocasiones. Es de donde salen los salarios, se compran insumos y se hacen inversiones en las fincas, porque es un flujo de caja que se recibe semanalmente.
En el área de la producción de leche hay muchas afectaciones ahorita por todas las medidas económicas que ha tomado el Gobierno, porque tenemos un montón de cooperativas de productores, las que además del precio de la leche como tal, tendrán incrementos en el transporte, porque tienen que recoger la leche todos los días.
demás, se les incrementó el aporte patronal del INSS, el costo de la energía eléctrica, y la leche tiene que entrar a un sistema de enfriamiento durante el acopio, y se les podría incrementar el salario mínimo. Todo eso se va a revertir al productor ganadero porque, para cubrir esos costos, a ellos se les podría disminuir entre C$1.5 y C$2 por litro de leche. Ese es un golpe durísimo al productor que vive exclusivamente de la leche. Esto es como venir a pegarle el tiro de gracia al sector.
¿Por qué dice que hasta una bota de hule será gravada con IVA?
El sector agropecuario estaba exento de este impuesto, porque lo que produce es alimentos y cubre la canasta básica. Si se aprueba esa reforma, el 70% de los productos que componen la canasta básica va a pagar IVA y DAI.
Aún no está aprobada la ley, pero en la iniciativa se sacaron todos los productos del sector agropecuario que estaban exentos. No quedó ninguno, ni siquiera se pasaron a las listas taxativas, para que fueran exonerados, aunque sé que los ganaderos no van a ir a hacer un trámite solo para que le exoneren un litro de vitamínico o un desparasitante.
Ahora, si no quedó ningún producto de esos que estaban exentos quiere decir que se fue la bota de hule, se fue el machete, que es la otra herramienta por excelencia del sector ganadero. Todos los productores tienen que ponerse botas de hule para ir a la finca y van a pagar más cara esa bota de hule, y de ahí para arriba todo lo que compren para producir va a ser más caro y les van a pagar más barato su producto.
¿Cuántos empleos genera la ganadería en Nicaragua?
Nosotros tenemos entre 500,000 y 700,000 empleos directos. Somos alrededor de 140,000 productores y promediamos entre 4 y 5 empleos por productor, incluyendo a miembros de la familia. Nosotros somos trabajadores de las fincas.
El sector ganadero siempre tiene empleos directos porque nosotros ordeñamos los 365 días del año y después tenemos mantenimiento de potreros, cercas, entre otros. Creemos que es una irresponsabilidad mayúscula con esa reforma, de parte del Gobierno, querer sacar sangre de donde no hay. Es como decimos allá: es como querer sacarle sangre a un cangrejo. Lo que hay que hacer es resolver verdaderamente el problema sociopolítico.
¿Todavía está a tiempo el Gobierno de echarse para atrás con esa reforma?
Nosotros, en el contexto en que estamos, nuestro planteamiento con esa reforma ha sido, y lo hemos hecho público, que no hemos asistido y no vamos a asistir a ninguna consulta a la Asamblea Nacional. Eso no quiere decir que no hemos hecho pública la situación del sector.
Estamos trabajando en una posición por escrito, en la que sostenemos que la situación sociopolítica de Nicaragua es la que tiene mal a la economía. Sin la reforma tributaria, la economía ya va en caída libre; con la reforma se va a agilizar, a ponerle gasolina, a la destrucción de la economía. Y este “tsunami económico” no respeta a nadie, ahí nos vamos todos. Pero, para poder resolver esto no basta con detener la reforma, sino que hay que resolver la crisis sociopolítica.

Fuente: El Nuevo Diario

Sobre nosotros FAGANIC

Somos una Federación que promueve la rentabilidad ganadera del país, a través de acciones conjuntas que encaminen hacia la productividad y eficiencia del hato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *